Pasto de forraje corrector

Vengo a hablaros de nuevos proyectos, en concreto de la correción de esos nuevos proyectos, y para eso tengo que presentaros a unos personajes:

Zarza, Ortiga, Cicuta y Cardo (y Amaranto).

¿Quién es Zarza?
¿Quién es Ortiga?
¿Quién es Cicuta?
¿Quién es Cardo?

En definitiva: ¿De quién nos estás hablando?

Este jardín tan poblado corresponde al blog de Las Malas Hierbas, que lejos de morir, se han ido haciendo cada vez más populares.

Todo comenzó con mis ganas de leer reseñas y/o críticas para ver qué libro iba a leerme (aunque luego las deje aparcadas y termine por comprar otro de Ben Books). La mayoría de los blogs tratan de ser políticamente correctos a la hora de hablar de un libro, tan políticamente correctos en todo que me recuerda sospechosamente a la publicidad. Poco a poco también comenzaron a surgir blogs haters profesionales tan sospechosamente profesionales que parecían contrapublicidad. Mi interés fue poco a poco bajando, y excepto algún blog (Martitara o Mike Lightwood), que me parecen entretenidos y honestos dejé de consumir esas reseñas.

Y entonces llegaron Las Malas Hierbas. Creo que fue por alguna polémica con Plataforma Neo (fue por eso, pero estoy tratando de disimular claramente). Leí un artículo, otro, otro y luego me quedé.

imageban

Sí, sí pero ¿Qué tiene esto que ver contigo? Digamos que en este jardín sería una Poison Ivy en las sombras. No comento en blogs, pero fui viendo como no solo citaban a autores de calidad, si no como sus reseñas me servían para mejorar como escritora. La “adquisición” de Laura Tejada como hierba honorífica (con el banner de la genial Lua Garo en su blog) terminó de convencerme.

output_ej0g_sy
Esta es Origa riéndose de mis comas y mis textos. Nótese la crueldad.

Ellas mismas han dado el paso natural hacia la enseñanza de recursos útiles para escritores en su blog. Tras un gato cebado de gusanitos (muy malvado, se los robó a algún niño) había más información para escritores que la que había visto en muchos cursos.

No entraba en polémicas de blogs, autores o libros, sólo aprendía, aplicaba lo que decia a antiguos textos que daban (y siguen dando) vergüenza ajena. Buscaba más información de aquello que decían en otros blogs, y así también terminé en el de Gabriella Literaria, una gran adquisición mental.

Por todo esto para mí era un paso natural pedirlas una loca corrección de algún proyecto cuando lo tuviera terminado. La crueldad lleva al aprendizaje de mi yo padawan. Puede parecer muy loco, pero creo en su sinceridad. Creo que en al ser una crítica desde un punto de vista sincero, sin nada que perder o ganar, será precisamente la que me sirva.

Y porque estoy loca y me gusta sufrir. Eso también.

Anuncios